suljosblog.com
23, 10, 2017

LAS ESTRELLAS DE BOXEO EN GRANDE EN EL CENTRO DE INTERNAMIENTO "QUINTA DEL BOSQUE"


SUST

En el nuevo gimnasio inaugurado dentro del Centro de Reintegración de adolescentes “Quinta Del Bosque”, en Zinacantepec, en el estado de México, una serie de campeones, actuales y del pasado,  del WBC exhibieron de manera impresionante sus habilidades dentro del ring.

 

Los invitados de Honor fueron liderados por el Presidente del Consejo  Mundial de Boxeo, Mauricio Sulaiman y  su esposa y directora de WBC Cares México, Christiane Manzur. Ellos ayudaron a cortar la cinta roja junto con las autoridades del centro para iniciar las nuevas actividades deportivas.

 


El  WBC se ha unido a la iniciativa BoxVal del Papa Francisco. Boxeando con valores, ayuda a integrar a los jóvenes en todo el mundo, entrenando boxeo e inculcando valores.

 

El equipo de gimnasio fue generosamente proporcionado por Cleto Reyes. Una enorme bolsa pesada, una gobernadora, peras locas, guantes de boxeo, caretas y un extraordinario ring.

 

En una pared podíamos ver las reglas del recinto: Respeto, ayuda, higiene, solidaridad, no escupir, no pelear contra su oponente en una manera antideportiva, sólo se permiten golpes legales  y no se vale decir no puedo!

 

Mauricio alentó a los adolescentes, muchos de los cuales parecían significativamente más jóvenes. Él los exhortó a regresar y reincorporase  a la sociedad, apoyados por los valores que ofrece el boxeo.

 

El  momento más emotivo del día llegó cuando las estrellas del boxeo se pusieron los guantes y mostraron su talento. Judith “Peligrosa” Rodríguez se agachaba y esquivaba golpes con habilidad.

 

Rocky “Hernández” golpeó la gobernadora con gran poder sorprendiendo a todos los asistentes.  Su entrenador y ex campeón mundial, Isaac” Tortas “Bustos, lo hizo lucir.

 

El ex campeón de peso welter del WBC Pipino Cuevas, nos demostró que los años , no han afectado su poder de perforación. Mientras que Dante  Jardón, lleno de energía puso a vibrar a los adolescentes con su talento.

 

Uno de los jóvenes reclusos llamado Ricardo, que anteriormente había participado en una danza indígena de bienvenida,  pronunció un discurso donde admitió sus errores pero a la vez comentó estar motivado a enmendarlos y trabajar duro por una segunda oportunidad; él también tuvo la oportunidad de mostrar su talento dentro del ring.