suljosblog.com
4, 7, 2020

Hoy se enfrentan Magdaleno vs. Vicente en Las Vegas


 

El norteamericano Jessie Magdaleno y el dominicano Yenifel Vicente se reportaron listos para el enfrentamiento que sostendrán este jueves en el MGM Grand Conference Center de Las Vegas, Nevada, en una promoción de Top Rank que transmitirá ESPN.

 

Magdaleno marcó 128.1 libras, mientras que el dominicano Vicente detuvo la balanza en 126.4, por debajo del límite firmado de las 128.  Después de un tiempo de espera, Magdaleno regresó a la báscula para marcar 127.9 libras.

 

Magdaleno (27-1, 18 nocauts) no pelea desde agosto del año pasado, cuando venció por decisión técnica a Rafael Rivera.  Vicente (36-4-2, 28 nocauts) logró tres peleas en 2019, logrando triunfos sobre Alberto González, Tramaine Williams y Rodolfo Hernández.

 

En otro combate, Adam ‘Blunose’ López (13-2, 6 nocauts) pesó 125.8 libras para su pelea por el título pluma NABF contra el prospecto californiano Luis Coria (12-2, 7KOs) que pesó 124.7 libras.

 

El californiano Bryan Lua (5-0, 2 nocauts) pesó 134.8 libras para su combate ligero de seis asaltos contra Dan Murray (5-3, 0 nocaut) de Lanoka Harbor, Nueva Jersey, que pesó 141 libras.

 

Eric Mondragón (3-0, 2 nocauts) pesó 133 libras, necesitando dos intentos para alcanzar el peso, mientras se enfrenta a Mike Danny Sánchez (6-0, 2 nocauts), quien inclinó la balanza a 132.3 libras por su batalla de los invictos pesos de California;

 

Gabriel Muratalla (2-0, 2 nocauts) de Fontana, California, registró 118.3 libras para su combate programado contra Fernando Robles (2-2, 0 nocaut) de Pearland, Texas, quien pesó justo 118.

 




Round 12: A Heavenly memory of A Great and Unforgettable Man


By Mauricio Sulaimán / WBC President – Son of José Sulaimán

I write this column thinking about everything my dad meant to me in my life, just a few days ago  we would have been celebrating his 89th birthday.

I  received countless messages from so many dear friends from different countries throughout the world about our Don José.

It is something that cannot be adequately described in words. More than six years after his death, he is still remembered. For this reason I consider it more than appropriate to dedicate my column to him.

DESTINY – My dad always told us how destiny guided the steps of his life. My grandfather, Don Elías, embarked in a wrong ship in Lebanon when he began his journey to America, and instead of arriving in Boston, he made it to the port of  Veracruz in Mexico.

On his mother’s side, they left Siria,  my grandmother, Doña Wasila, who was  in the womb of our great-grandmother, they had to be quarantined in Italy; The ship sailed without them, and it sank on the way to the United States.

My father living in Victoria, Mexico, married with 3 kids and Fernando already on the way , found extreme difficulties when family medical emergencies and a very unfortunate betrayal from a dear uncle , left my father in a very complicated economic crisis.

Fate once again played a hand. His brother, my uncle Héctor, known to everyone as Toy, worked at Mancera Ernst & Young, a prestigious firm of administrative auditors. He received  correspondence on his desk that was for someone else, it was a request from an American company, Graphic Controls, to find a general manager to establish operations in Mexico.

Uncle Toy  forwarded such application to my father to be considered  as a candidate, eventually he  was hired. Thus the enterprise was established that is still thriving today- our factory and family business: Controles Graficos Mexico.

This is how my parents came to Mexico City. They settled in the Lindavista neighborhood. This happened in 1963. Once again fate was present, because in those days the WBC was created, and my father, being passionate about sport, joined as a member.

One day, close to home  my brother Pepe discovered baseball fields in the Miguel Alemán Park.

A man invited him to play and a curved  ball closed his eye. Upon arriving home, the surprise was to see him proud, regardless of the blow he had received. That weekend my dad took everyone  to the league, where  he immediately enrolled Pepe, Héctor and Fernando.

From that day on, the life of the Sulaimán family revolved around baseball, The King of Sports .

Don José became president of the League, my mom managed  the dining cafeteria. The great memories of our childhood are always associated with baseball, and today, the great and numerous majority  of our friends are those we met on the field. The bond of friendship with all the players of the famous “Vagabundos” is so more than special.

My dad was a great baseball player. He was nicknamed Bob Feller Huasteco. While Don José studied in Boston during his youth, he went to try out For the professional team, Boston Braves, and was drafted  to play in the Major Leagues!

But fate interfered again. A week before season opening he broke his tibia , it was fractured, so he had to return to Mexico.

After actively participating in various positions  at the WBC: legal adviser, ranking committee, regulations and more, he decided it was time to resign due to various disputes which were fracturing the spirit of the organization, it was no longer fun to be involved in The WBC , the thrive for power was enormous .

My dad traveled to Tunisia for the annual Convention, and there he intended to present his resignation for his position as Secretary General. My mom accompanied him and that was going to be theIr farewell to boxing, so as  to dedicate himself fully to his business.

But fate held  one more monumental  surprise in store.  Colonel Hasim Hamouda, vice president of the WBC, saw Don Jose`s  obvious  and natural leadership qualities at that Convention, and after a speech nominated him for president. All without exception, elected him by acclamation. It was unanimous.

Don José was tireless.  His desire to always to  do better in order to be the best, led him to live  an unremittingly demanding life.

The memory of my childhood is to see him always sitting in the dining room working, then going on trips for weeks or months, and returning, but never stopping. He was CEO and partner of the factory, president of the WBC, President of  the Lindavista baseball league.He studied different correspondence courses – especially photography – and was always present to attend absolutely everything related to our  family: my mother and us six children.

For Jose Sulaiman the word “impossible” never existed. He  dedicated himself to boxing and, above all, to boxers. This is was what distinguished and characterized his life.  The man himself.

Don Jose was tireless in looking for ways to make this sport more humane, safer and fairer. He fought a thousand battles. He faced, battled And overcame vested interests and stubbornly senseless resistance to change.

He told us how he was booed around the stadium when the first 12-round fight was announced in Las Vegas. Yet…all of these ideas have saved countless lives and haVe given dignity as well as security plus well being to the fighters.

A wonderful man, humble, simple, passionate, fair, loving, kind, loyal, patient and at the self same time totally in love with Mexico. These are adjectives, concepts and principles that define my dear father; my idol and my hero.

I miss him day after day, each and every day,  but I feel him within every fiber of myself at every moment.

Don Jose’s favorite phrase was: “He who does not live to serve does not serve to live.”

I accept any questions or suggestions at contact@wbcboxing.com




Round 12: Un recuerdo celestial de un gran hombre e inolvidable


Por Mauricio Sulaimán – Hijo de José Sulaimán – Presidente del WBC

Escribo esta columna pensando en todo lo que mi papá significó en mi vida; estaríamos celebrando su cumpleaños número 89. He recibido incontables mensajes de personas queridas, y de distintos países, en la que se hace referencia a don José.
Es algo que no se puede describir con palabras, que aún a más de seis años de su muerte, siga siendo recordado. Por esta razón considero más que apropiado dedicarle mi columna, por medio de
simples recuerdos.


Mi papá siempre nos contó cómo el destino marcó los pasos de su vida. Mi abuelo, Don Elías, tomó un barco equivocado cuando inició su travesía hacia América, y en lugar de llegar a Boston lo hizo a Veracruz.
Ahí, con mi abuela, doña Wasila, quien venía en el vientre de nuestra bisabuela, tuvieron que ser puestos en cuarentena en Italia; zarpó el barco sin ellos, el mismo que se hundió en el camino hacia EU.
El destino una vez más hizo de las suyas. Su hermano, mi tío Héctor, conocido por todos como Toy, trabajaba en Mancera Ernst & Young, una firma prestigiosa de auditores administrativos; recibió en su escritorio una correspondencia que era para alguien más, se trataba de una solicitud de una empresa americana, Graphic Controls, para buscar un gerente general y establecer operaciones en México.


El tío Toy lo mandó como candidato, y don José fue contratado. Así nació la que aún, al día de hoy, es nuestra fábrica y negocio familiar:
Controles Gráficos.
Fue así cómo mis padres llegaron a la Ciudad de México. Se establecieron en la colonia Lindavista, y ya aquí nació Fernando. Esto sucedió en 1963. Una vez más el destino se hizo presente, porque en esos días se creó el WBC, y mi papá al ser un enamorado de este deporte, se incorporó como miembro.
Un día salió mi hermano Pepe a dar la vuelta, tratando de descubrir que había cerca de casa, y se encontró en el Parque Miguel Alemán unos campos de beisbol.
Un señor lo invitó a jugar y un tremendo pelotazo le cerró un ojo. Al arribar a casa, la sorpresa fue verlo orgulloso sin importar el golpe que tuvo. El fin de semana mi papá lo llevó a la liga, y de inmediato inscribió a Pepe, Héctor y Fernando.
A partir de ese día, la vida de la familia Sulaimán giró alrededor de El Rey de los Deportes.


Don José llegó a ser presidente de la Liga, mi mamá llevó el comedor. Los grandes recuerdos de nuestra infancia siempre están asociados con el beis, y al día de hoy, la mayoría de nuestros amigos son aquellos que conocimos en el campo; hasta esta fecha la amistad con todos los jugadores del famoso “Vagabundos” es más que especial.
Mi papá fue un gran beisbolista; lo apodaron el Bob Feller Huasteco. Mientras don José estudió en Boston durante su juventud, fue a probarse al equipo profesional (Bravos), ¡y fue contratado para jugar en las Ligas Mayores!

Pero el destino se entrometió, y durante una barrida en home, se fracturó la tibia y peroné, por lo que tuvo que regresar a México.

Después de participar activamente en diversos puestos en el WBC: asesor legal, comité de clasificaciones, reglamento y más, decidió que era momento de renunciar debido a varias disputas dentro
del organismo.

Mi papá viajó a Túnez para la convención anual, y ahí pretendía presentar su dimisión a su puesto de Secretario General. Mi mamá lo acompañó y esa iba a ser la despedida del boxeo para dedicarse de lleno a su actividad empresarial. 

Pero el destino le tenía una sorpresa más. El Coronel Hasim Hamouda, vicepresidente del WBC, vio sus cualidades de liderazgo en esa convención, y tras un discurso lo nominó para presidente, y todos sin excepción, se levantaron y lo eligieron por aclamación, sin necesidad de tener votaciones.

Don José fue incansable. Sus deseos de ser siempre mejor lo llevaron a tener una vida implacable.

El recuerdo de mi niñez es verlo siempre sentado en el comedor trabajando, salir de viaje por semanas o meses, y regresar y nunca parar. Él era director general y socio de la fábrica, presidente del WBC, así como de la liga de beisbol Lindavista; estudiaba diferentes cursos por correspondencia –especialmente la fotografía–, y estaba siempre presente para atender todo lo relacionado con su familia: mi mamá y seis hijos.

Para él la palabra “imposible” nunca existió. Su entrega al boxeo y, sobre todo, a los pugilistas, fue lo que marcó su vida.

Fue incansable en buscar maneras de hacer a este deporte más humano, seguro y justo. Libró mil batallas; enfrentó intereses y la resistencia al cambio.

Nos contó cómo fue abucheado por todo el estadio cuando se anunció la primera pelea a 12 rounds, en Las Vegas. Todas esas ideas han salvado vidas y dado dignidad a los peleadores.

Un hombre maravilloso, humilde, sencillo, apasionado, justo, cariñoso, leal, paciente y un enamorado de México. Estos son adjetivos, conceptos y principios que definen a mi querido padre; mi ídolo y héroe. Lo extraño día tras día, pero lo siento dentro de mí en cada momento.

Su frase favorita fue: “El que no vive para servir no sirve para vivir”.

Agradezco cualquier duda o sugerencia en contact@wbcboxing.com




VADA realizó prueba a Carl Frampton como parte del Programa de Boxeo Limpio


La Asociación Voluntaria de Antidopaje (VADA) ha reanudado sus actividades de prueba antidopaje bajo el Programa de Boxeo Limpio del WBC (CBP). VADA suspendió temporalmente sus actividades debido a la pandemia mundial de Covid-19, pero ya se encuentra trabajando con un protocolo de recolección de muestras con estrictos procedimientos de seguridad.

La VADA, como parte del Programa de Boxeo Limpio, le realizó una toma de muestras al peleador irlandés Carl Frampton, quien se encuentra entrenando en Manchester, Reino Unido, con miras a regresar lo antes posible al ring.




Charlie “The Hammer” Hall, un joven embajador del WBC


 

Charlie Hall es un joven australiano que ha dedicado buena parte de su vida de niño a servir y ayudar a otros que sufren ataques de otros niños en la escuela y las redes sociales. Charlie sufrió de bullying, es autista y fue el blanco de los ataques en la escuela.

Un día descubrió un gimnasio de boxeo y en él, encontró una salida, una alternativa para los problemas. Entrenar le dio la seguridad y disciplina que necesitaba y más que eso, le dio un motivo importante para vivir.

Charlie es un ejemplo por su lucha diaria por ayudar a los que lo necesitan, no usa el Boxeo para pelear, la usa para evitar peleas y cuando no hay alternativa, invita a sus atacantes a tener una pelea pero en el gimnasio, con guantes, careta protectora y reglas.

En una ocasión, el Dr. Philip Goglia, presidente del comité de Nutrición del WBC, nos dijo que conoció a un niño especial, Charlie “The Hammer” Hall y que el WBC necesitaba entrar en contacto con el joven.

Charlie asistió a la convención en Cancún y desde ese momento, se ganó el corazón de todos en nuestro organismo, Charlie trabaja para otros, vive para ayudar y esa es su misión. A su corta edad ha ayudado a muchísimas personas.

Él decidió que de sus funciones de exhibición donde pelea con boxeadores profesionales, dará el mayor porcentaje de lo recaudado a WBC Cares.

El WBC le otorgó un cinturón como nuestro embajador Anti-Bullying por la admiración que le tenemos y el trabajo tan importante que hace por los niños y jóvenes del mundo.

Charlie “The Hammer” Hall es nuestro orgullo.