suljosblog.com
4, 7, 2020

Round 12: Los padres en el boxeo


Por Mauricio Sulaimán – Hijo de José Sulaimán – Presidente de WBC

La semana pasada festejamos a los papás; quienes tienen la fortuna de disfrutarlos aún en vida es el momento de abrazarlos, besarlos, platicarles y agradecerles todo lo que han hecho. Los demás estaremos meditando y platicando con nuestros viejitos que ya se nos adelantaron.

Ser padre es la máxima responsabilidad que el ser humano puede tener. También es una gran satisfacción y alegría que se puede tener; nunca olvidaré el sentimiento al ver nacer a mis tres hijos. La vida te cambia por completo a partir de ese momento.

¡Felicidades a todos! Que sea uno muy especial, y aunque estamos dentro de una situación muy particular en la humanidad, aun así, debemos celebrar en grande; la vida es hermosa y hay tantas cosas que valorar y apreciar.

El boxeo es un deporte que actualmente observa una importante actividad de padres en el desarrollo de las carreras boxísticas de sus hijos. Es muy común ver al papá como el entrenador del hijo, y en muchas ocasiones, dentro de su esquina.

Pero esta dinámica no siempre fue así. Los campeones en los inicios de este deporte se hacían dentro de los gimnasios, en manos de entrenadores que formaban las carreras de los púgiles. Inclusive, muchos otros, que ni siquiera tenían un entrenador fijo.

En los años cincuenta apareció Moisés Torres, gran campeón nacional, y él sí tenía en su esquina a su padre Renato. Éste es uno de los pocos ejemplos que me pudo compartir el gran maestro-historiador, Víctor Cota.

Gracias a la colaboración de Don Majeski, historiador de Nueva York, encontramos algunos casos aislados desde los orígenes del boxeo en Inglaterra, con el caso de Dutch Sam, boxeador que eventualmente entrenó a su hijo Young Dutch Sam, en 1840; Barney Aaron y, su hijo, Young Barney Aaron, en 1850. De regreso en Estados Unidos, hay otro caso con Emile Pops Coulon que llevó a su hijo Johnny Coulon al campeonato mundial en la primera década del siglo anterior.

En Brasil encontramos a Aristedes Jofre, quien entrenó al Gallo de Oro, Éder Jofre, legendario tres veces campeón mundial en los años setenta.

En mi opinión, considero que en el pasado, había una organización diferente en la comunidad del boxeo mundial. Los gimnasios tenían una perfecta estructura, y ahí llegaban los jovencitos, quienes se ponían en manos de los entrenadores, que en muchos casos, ellos tomaron esa imagen paterna ante los peleadores.

Fue una época de oro de los entrenadores de boxeo de todo el mundo, pues los gimnasios eran respetados y tenían gran sentido de pertenencia; la relación boxeador-entrenador era sagrada.

En los años setenta, comenzaron a aparecer más padres entrenando a los hijos, pues ellos mismos fueron boxeadores y, de esa forma, dieron continuidad a su carrera dentro de los encordados.

Encontraron en el gimnasio, la manera de seguir vivos en el deporte y en la vida en general. También comenzaron a darse muchos casos, en donde se encontraba al padre –como entrenador y esquina– de los peleadores. Lenny Mancini con su hijo Ray Boom-boom Mancini, Floyd Patterson con su hijo Tracy; Anthony Mundine con Tony, y Pat O’Grady, quien estuvo en la esquina de Sean O’Grady.

Para el Consejo Mundial de Boxeo siempre ha sido un gran tema de preocupación y debate. La exigencia natural que existe de un padre a un hijo y la presión enorme que siente éste por satisfacer al papá pudiera llevar al boxeador a sacrificios más allá de lo humano durante un combate.

Afortunadamente han cambiado muchas cosas en el boxeo, y este diálogo ya fue atendido por las nuevas dinámicas de los réferis y de las distintas comisiones de boxeo, así como sus doctores para detener los combates.

En el pasado se realizaron funciones que debieron ser detenidas por la esquina misma como sucedió en las trágicas peleas de Johnny Owen vs. Lupe Pintor y Ray Mancini vs. Duk-Koo-Kim, o bien, hasta cuando los padres protectores paraban las peleas anticipadamente.

Durante este siglo, muchos de los campeones han tenido a sus papás desde sus primeros pasos en el boxeo y se han convertido en una relación magnífica de padre-hijo. Algunos ejemplos son: Shane Mosley, Zab Judah, los tres Kameda, Wilfredo Vázquez, Chris Eubank, Guty Espadas y tantos otros más. Incluso, Floyd Mayweather Jr. y su relación con su padre ha sido una de las más conocidas.

En la actualidad podemos ver ejemplos muy claros de padres con absoluta influencia en la esquina de sus hijos. Vasyl Lomachenko tiene a su padre como jefe de esquina; ese mismo que también ha coronado a otros campeones como Oleksandr Usyk y Oleksandr Gvozdyk; Shawn Porter lleva una magnífica relación con su papá, y hace un par de años, se dio una pelea donde ambos tenían a sus padres, e inclusive, eso fue tema de gran rivalidad adicional, ante Danny Garcia.

No puede haber una mayor satisfacción para un padre que ver a sus hijos triunfar, lo mismo pasa con un hijo al ver el orgullo y la felicidad de cumplir las tareas que los enorgullecen.

FELIZ DÍA DEL PADRE A TODOS

Agradezco cualquier duda o sugerencia en contact@wbcboxing.com




Round 12: Fathers in boxing


 


By Mauricio Sulaimán – Son of José Sulaimán – President of WBC

We just celebrated Father’s day all around the world .There are those  who are still fortunate enough to enjoy their dads  in this life. If so, then it`s  time to hug them, kiss them, talk to them and thank them for everything they have done, even though this might have to be virtual due to the terrible pandemic the world is suffering,  the rest of us will be meditating and talking with our Old Man looking up top the sky, even though he is no longer physically here with us.

Being a parent  is the maximum responsibility that the human being can have. It is also the greatest satisfaction and joy.  I will never forget the feeling of seeing my three children born. That moment changes your Life  completely And forever.

Congratulations to all! Although we are in a very singular  situation with humanity, we must celebrate big. Life is beautiful and there are so many things to value and appreciate.

Boxing is a sport that currently observes an important activity of the father  in the development of their children’s boxing careers. It is very common to see dad as the son’s/daughter`s coach, and in many cases, in the  corner.

But this dynamic was not always so much the case. In the 1950s Moisés Torres, the great national champion, burst on to the scene and he did have his father Renato in his corner. This is one of the particular examples that the great teacher-historian, Víctor Cota,  shares with me.
Thanks to the collaboration of Don Majeski from New York’s and one of the  finest boxing historians, we foud some isolated cases from the origins of boxing in England, with the case of Dutch Sam, a boxer who eventually trained his son Young Dutch Sam, in 1840; Barney Aaron and his son Young Barney Aaron in 1850. Back in the United States, there is another case with Emile Pops Coulon who  brought his son Johnny Coulon to the world championship in the first decade of the previous century.
In Brazil we find Aristedes Jofre, who trained Éder Jofre, legendary three-time world champion in the 1970s.


In my opinion, I consider that in the past, there was a different organization in the world boxing community. The gyms had a perfect structure, and there came the youngsters, who put themselves in the hands of the coaches, who in many cases, took that paternal image before the fighters.

It was a golden age for boxing coaches around the world, as gyms were Highly respected and had a great sense of belonging,  with the boxer-coach relationship considered  as  sacred.

In the 1970s, more fathers began to appear training their children,  they were boxers themselves and, in this way, they extended  their lives and dreams  within the  great sport of boxing, being trainers and managers filled that void which often causes terrible depression to those who retire from the sport

They found in the gym the way to stay alive in sports and in life in general. There are other  cases, from recent history of the 80’s and 90’s  where the father – as coach and corner – of the fighters was found. Lenny Mancini with his son Ray Boom-boom Mancini, Floyd Patterson with his son Tracy; Anthony Mundine with Tony, and Pat O’Grady, who was on Sean O’Grady’s corner.

For the World Boxing Council it has always been a subject of concern and debate. The natural presence  of a father for a son and the enormous pressure that such creates , he feels he must do whatever it takes to satisfy the father hopes and expectations, this  leading the boxer to sacrifices beyond human limits during a fight.

Fortunately, many things have changed in boxing, and this concern has already been attended by the new dynamics of the referees and the different boxing commissions, as well as their doctors to have the guidelines and take action to stop the fight, when necessary.

In the past, there were fights that had to be stopped by the corner itself, but that didn’t happen which led to tragic incidents, or on the contrary when the protective parents stopped fighting too early.

During this century, many of the champions have had their parents with them,  since their first steps in boxing and this has  grown into a magnificent father-son relationship. Some examples are: Shane Mosley, Zab Judah, the three Kameda brothers, Wilfredo Vázquez, Chris Eubank, Guty Espadas and many others. Floyd Mayweather Jr. and his relationship with his father has been one of the best known.


Today we can see very clear examples of parents with absolute influence in the corner of their children. Vasyl Lomachenko has his father as the corner boss; the same one who has also crowned other champions such as Oleksandr Usyk and Oleksandr Gvozdyk. Shawn Porter has a wonderful relationship with his dad, and Danny Garcia, with his dad. And  a couple of years ago, there was a fight where they both had their fathers in the respective corners, and even though that was the subject of great additional rivalry.

There cannot be a higher satisfaction for a father than seeing his children succeed , same goes to a son to see the pride and happiness of accomplishing the tasks that make them proud

HAPPY FATHERS DAY TO ALL

I appreciate any questions or suggestions at contact@wbcboxing.com




Special Olympics Mexico y el WBC vivieron una gran noche


El sábado pasado se llevó a cabo el programa presentado por TV Azteca, “Volvemos con Punch”, donde hubo combates de boxeo en vivo, que marcaron el regreso de este deporte después de varios meses de no tener actividad.

Para este importante suceso, Special Olympics Mexico y el Consejo Mundial de Boxeo compartieron una video conferencia, donde en coordinación con Tv Azteca disfrutaron del programa “Volvemos con Punch”.

Como invitado especial estuvo el excampeón mundial Cristian Mijares, quien junto con Victor Silva, Paul Landeros y José Landeros, miembros del WBC comentaron acerca de boxeo y aspectos de los combates que se vivieron.

Ya en platica más fluida, los atletas de Special Olympics México se presentaron y enlistaron los logros que han realizado representando a su país. Cristian Mijares los felicitó y se comprometió a tener una clínica de boxeo con ellos pronto y continuar en comunicación con estos ejemplares campeones.

Special Olympics México  un programa que ofrece entrenamiento deportivo y competición atlética durante todo el año en una variedad de deportes de tipo olímpico para niños y adultos con discapacidad intelectual, brindándoles continuas oportunidades de desarrollar su condición física, demostrar coraje, experimentar alegría y participar en un intercambio de dones, destrezas y amistad con sus familias, otros atletas y la comunidad.