suljosblog.com
22, 4, 2021

Irán quiere tener un campeón mundial WBC en los próximos cinco años


Reza Djabbarpoor

Con la inspiración de la Familia del Consejo Mundial de Boxeo y el trabajo diligente, persistente e innovador de su leal Representante Reza Djabbarpoor, el boxeo ha establecido una base sólida en Irán y se está desarrollando con vigor y vitalidad.

 

Reza, quien trajo a su propia familia a la Convención del WBC en Kiev, hizo una presentación filmada a la Asamblea General, respaldada por un discurso. El presidente del WBC, Mauricio Sulaiman, le otorgó una medalla de honor especial.

Reza dijo a los Delegados y a la Junta de Gobernadores que comenzó a cooperar plenamente con el WBC en 2005. En 2010 recibió una carta alentadora e invaluable del Presidente, José Sulaimán, respaldándolo y expresándole su apoyo.

Hubo una serie de seminarios por parte del WBC, algunos de los cuales mostraban a boxeadores amateurs cómo podían convertirse en profesionales. También se organizaron dos Congresos Nacionales  en 2011 y 2016, esto atrajo a funcionarios, entrenadores y combatientes de todo Irán, un país que tiene una gran presencia, importantes promesas y  un brillante potencial. Geográficamente es cinco veces el tamaño de Alemania, con una población de más de ochenta y dos millones de personas.

 

Hubert Minn anunció la programación de un seminario de oficiales de ring en Irán, para el próximo enero en la Isla de Kish en el Golfo Pérsico. Este será dirigido por Hubert Minn y Patrick Cusick, de la Comisión Asiática de Boxeo,  quien visitó Irán anteriormente.

 

Reza dijo: “Esta es una gran motivación para trabajar aún más. El WBC es la organización de boxeo profesional más grande, y esto es un honor y un placer.  Admiré mucho a don José Sulaimán, Dios bendiga su alma y a su hijo Mauricio, quien es muy bueno, amable y atento”.

 

Mirando hacia el futuro, Reza dice: “Tenemos grandes talentos de boxeo en Irán. Estoy muy seguro de eso. Si celebramos peleas con más frecuencia, espero que ganemos un campeón mundial pronto. Espero que Irán tenga un cinturón verde y dorado dentro de los próximos cinco años. Es mi mayor esperanza “.