suljosblog.com
28, 2, 2021

Cuando don José coronó al “Rey del Boxeo


Cuando don José coronó al “Rey del Boxeo

 

Aquella tarde del lunes 3 de diciembre de 2012, quedó inmortalizada. Fue un día memorable. Se coronó como “El Rey del Boxeo” al legendario Muhammad Ali, el hombre de ébano. El hombre que transformó el pugilismo mundial.

Era el momento culminante de toda una historia arriba y abajo del ring. La corona dorada suavemente cayó sobre su cabeza, en esos momentos estallaron los aplausos y los destellos de las cámaras que iluminaron su rostro, uno de los más fotografiados.

Se aplaudió con entusiasmo y alegría. Don José y Ali Fueron grandes amigos y compartieron apasionadas charlas. Mi papá fue testigo de muchas de sus hazañas, también de muchos de sus dramas que sufrió, pero siempre estuvo a su lado con esa amistad que los unió de principio a fin.

El boxeo unió sus destinos y siempre estuvieron en comunicación. Alí lo estimaba y llegó al hospital en donde estaba mi papá hasta al final.

Con la corona puesta y el cinturón verde y oro en sus manos, Muhammad Ali estuvo rodeado por celebres campeones como Vitali Klitschko, Julio César Chávez, Saúl “Canelo” Alvarez, Sergio “Maravilla” Martínez. También estuvo ahí Jean Claude Bieber, CEO de Hublot. Todos rindieron honores al “Rey del Boxeo”.

Las bromas eran cotidianas en él, no importaba con quien estuviera y se me viene a la mente aquella fotografía en donde aparece mi papá fingiendo como réferi entre el gran campeón y el mimo mexicano Mario “Moreno” Cantinflas, explotando el buen humor de ambos, en la Ciudad de México.

Tampoco se podrán olvidar las tremendas batallas que libró con Joe Frazier, la última de ellas en Filipinas, considerada la más grande de todos los tiempos en la división de los completos, como otras de sus increíbles actuaciones aquella que tuvo como escenario Kinshasa, cuando reconquistó el título que había perdido abajo del ring por su negativa de ir a Vietnam.

Fue electrizante su coronación. Como aquella electrizante escena en donde Sony Liston cae a sus pies, en la primera defensa de su título el 25 de mayo de 1965, en Lewiston.

Esta pelea tuvo un avance no sólo en su fructífera carrera, sino también marco un hito en la carrera de las vías de comunicación, pues esa contienda fue la primera que se transmitió a través de un satélite, aquel al que llamaban “El Pájaro Madrugador”.

Toda una historia que no se puede contar en unas cuantas cuartillas, sino hay miles de libros de su vida que narraron sus logros como boxeador y como atleta ganador de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma-60, que le abrió el camino a ser el más grande del pugilismo mundial.

Don José muchas veces lo visitó en su casa de Beverly Hills, en California, y ahí el hombre que era un bromista incorregible hablaba de que éramos como un grano de arena del desierto, mientras practicaba uno de sus hobbies favoritos, la prestidigitación, al mismo tiempo que se escuchaban los ladridos de sus impresionantes perros.

Acompañe a mi papá en varias ocasiones y aquel hombre me impresionó desde que era niño y creo que para siempre por su magnética personalidad que imponía cuando llegaba de visita a nuestra casa en la Ciudad México.

Este pequeño homenaje en estas líneas lo hacemos debido a que se está cumpliendo un aniversario más de su natalicio, que fue 17 de enero de 1942, del que ha sido considerado el mejor boxeador de todos los tiempos.

Muhammad Ali fue un parteaguas en el mundo del boxeo. Porque llegó a revolucionar este deporte y con su singular personalidad le dio otra cara al espectáculo.

Cuatro años después, el 3 de junio de 2016, falleció a sus 74 años de vida. Ahí se agolparon en nuestra mente capítulos estelares de su historia. Quedaron grabados momentos en los que nos hablaba de diversos aspectos de su vida, de su familia, de su infancia, de sus rivales, explicando que nunca despreció a nadie de ellos, sino que entendió cuál era el juego del boxeo para haber conquistado al mundo y ser “El Rey del Boxeo”.