suljosblog.com
6, 5, 2021

El Boxeo y la Charrería


El Boxeo es conocido como un deporte de contacto donde los peleadores se enfrentan arriba de un ring utilizando los puños con habilidad e inteligencia para conectar al adversario y evitar ser golpeado.

La Charrería, una practica popular en México, es el conjunto de destrezas y habilidades que jinetes, llamados charros, realizan con caballos ejecutando movimientos vistosos de gran espectacularidad.

Así como en el boxeo, la charrería requiere mucha disciplina y concentración, así como trabajo duro y practica constante para poder llegar a un destacado nivel.

En la actualidad hay boxeadores que practican la charrería, tal como son los casos del campeón supermedio Saúl “Canelo” Álvarez, el campeón superpluma Oscar Valdéz y el gran prospecto y campeón FECARBOX superligero Juan Pablo “Pivi” Romero.

Hay aspectos de la vestimenta con los que se identifican al charro mexicano, como su amplio sombrero y su chaqueta corta decorada. Además, es necesario contar con un caballo bien adiestrado, pues es una pieza fundamental que en conjunto hacen de la charrería una hermosa e impresionante práctica.

Esto es algo similar al boxeo, pues además de que muchos boxeadores han emulado la vestimenta charra con batas y sombreros al entrar al ring, los peleadores deben tener un entrenador que los guíe, los prepare y les aporte un plan de pelea de acuerdo con el rival que enfrenten.

Es decir, no hay charro sin caballo, ni caballo sin charro, y nos hay boxeador sin entrenador, ni entrenador sin boxeador.

El Consejo Mundial de Boxeo se inspiró en la Charrería para la fabricación del cinturón MESTIZO, que será entregado al ganador del esperado combate entre el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez y el inglés Billy Joe Sanders, el próximo 8 de mayo en Dallas, Texas.

Este cinturón Mestizo es una pieza elaborada por Raúl Pérez Carmona y Vianey Rebeca Flores Martínez, el cual consiste en trabajo de bordado de pita en piel genuina, bordado a dos hilos y con flores en realce. Fueron 305 horas de trabajo. La placa fue elaborada por Miguel Angel Jurado en un proceso que duro 50 horas y el ensamble final se produjo en Industrias Reyes con otras 35 horas de trabajo.

La pita es una fibra que proviene de agaves que, por el clima, se dan en Oaxaca, Chiapas y Guatemala; se extrae de la planta que se desgaja a mano y con rústicos instrumentos, se le quitan los residuos de goma a las largas hojas de maguey que se raspan manualmente hasta obtener la fibra del ixtle.

Posteriormente es lavada en muchas ocasiones con sal y limón para darle un acabado blanco brilloso de apariencia aperlada poniéndola al sol para su secado, una vez que alcanza la blancura y brillo necesario se separa cada una de las fibras del hato inicial para elaborar los delgados cabos de dos o más hilos.

A la piel se le hace un tratamiento para que quede lista y limpia para ser “abierta”, es decir se graba el diseño en la piel con cuñas, mientras se hila la pita en dos hilos, para comenzar el bordado.