95587

September 2022
MTWTFSS
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930 

Ochenta Aniversario de Carlos Monzón

 

 

Apodado “Escopeta”, la vida de Carlos Monzón, tuvo un impacto disperso e impronta en todas direcciones. Hoy tendría 80 años, pero murió en un accidente automovilístico a los 52 años, siempre reverenciado como un gran campeón de peso mediano, que controlaba su agresión con precisión y genio en el ring, pero simplemente no podía controlar su temperamento explosivo fuera de él.

Campeón de peso mediano durante siete años, defendió con éxito su título catorce veces y se retiró… una hazaña que no se ha vuelto a igualar desde entonces. Cien peleas, incluidas ochenta y siete victorias, cincuenta y nueve nocauts, tres derrotas, todas vengadas más nueve empates.

Era de ascendencia Mocovi. Un pueblo indígena nómada, que eran hábiles cazadores, deambulando por vastas tierras yermas. Nacido en la polvorienta y desolada ciudad provinciana de San Javier en el Estado de Santa Fe el 7 de agosto de 1942, Carlos tenía doce hermanos y hermanas. En aquel entonces, un niño hablaba solo cuando se le hablaba, la comida era escasa, los vientres planos, los ojos hambrientos e inquietantes y los niños trabajaban desde el amanecer hasta el anochecer.

Carlos dejó la escuela temprano para convertirse en limpiabotas, vendedor de periódicos y repartidor de leche. Se esperaba que cada joven defendiera su parcela en la acera con ferocidad o la perdería y sería completamente humillado. Carlos también recogió algunas monedas al ganar peleas callejeras.

Se decantó por el boxeo amateur para refinar sus peleas, con un récord de 73-6-8, antes de convertirse en profesional en 1959. El entrenador, mentor y figura paterna Amilcar Brusa, quien fue un exboxeador, entrenó a Carlos.

Carlos cumplió veinte años en 1963 y recuerda: “Al principio, ni siquiera podía comprar botas de boxeo y tuve infecciones en los pies”. Se abrió paso en las filas y se convirtió en campeón de peso mediano de Argentina y luego de América del Sur.

Doug “Dub” Huntley, quien entrenó a Daniel Ponce de León y perdió ante Carlos en 1968 por KO, observó: “Entrenaba muy, muy duro y era muy, muy inteligente. Medía seis pies de altura con un alcance de setenta y seis pulgadas y él bien sabía cómo usarlo a su favor. Fue mejorando y mejorando hasta que se hizo grande”.

Bennie Brisco de Philly vino al Luna Park en Buenos Aires y le dio a Carlos su pelea más dura, casi derribándolo en un tórrido noveno y pelearon duro hasta un empate.

Nadie le dio a Carlos muchas oportunidades contra el apuesto, elegante y consumado Nino Benvenuti, medallista de oro de 1960 y ganador del trofeo Val Barker en los Juegos Olímpicos de Roma y doble campeón mundial como profesional.

Insensible a los golpes o habilidades sedosas, Carlos dominó y atrapó a Nino con un éxito de taquilla directo a la barbilla en la ronda doce para noquearlo. Detuvo a Nino en tres en su revancha. Nino fue derribado en el segundo y su rincón tiró la toalla tras ser derribado en el tercero. El propio Carlos dijo: “Toda la Argentina estaba orgullosa de mí. Cuando salí campeón, tenía veintiocho años. No era un chico. Empecé a ganar mucho dinero”, y proféticamente agregó: “Me podía comprar un auto caro. ”

Carlos detuvo a Emile Griffith en catorce asaltos y luego lo derrotó por decisión en un clásico de todos los tiempos. Para su segunda pelea, Carlos tuvo que correr tres millas y entrenar dos rondas para alcanzar el peso.

En el momento de su novena defensa, cuando peleó contra José “Mantaquilla” Nápoles en París, todas las asperezas del ring habían sido pulidas por Carlos Monzón. Se elevó sobre Mantaquilla y lo detuvo en siete rondas de un solo lado que hicieron llorar a muchos. El entrenador de Nápoles, Angelo Dundee, elogió a Monzón y dijo: “Carlos Monzón es el boxeador completo. Puede boxear, puede golpear, puede pensar y juega todo el tiempo”.

Alto y de hombros anchos, aunque delgado, Carlos tuvo que entrenar muy duro para alcanzar el límite de ciento sesenta libras. Don José Sulaimán, quien fue a París para la pelea como Comisionado del WBC, recuerda a los oficiales exigiendo un examen de orina a Carlos Monzón, luego de su triunfo.

Durante una hora, el deshidratado y seco Carlos trató de hacer honor a su apodo, pero no pudo exprimir ni derramar una sola gota. Entonces, finalmente descorchó una botella de champán y echó un poco de su espuma burbujeante en la botella, diciendo que esto tendría que ser suficiente. ¡Nadie discutió!

Carlos Monzón concluyó su increíble carrera con una decisión unánime consecutiva sobre el duro y talentoso colombiano Rodrigo Valdez. Carlos colgó los guantes a los treinta y cinco años, y los restantes diecisiete años de su vida fueron inquietos, turbulentos e insatisfechos.

Una película fracasada, telenovelas y dos matrimonios fracasados. Carlos no pudo adaptarse a una vida doméstica. El exsecretario ejecutivo del WBC, Eduardo Lamazon, dijo de Carlos: “Estaba bien… hasta que tomó un trago. El periodista Carlos Irustra, que también conocía muy bien a Carlos, dijo: “Bebía mucho. Creo que no pudo expresarse con palabras. La diferencia está en el ring que fue obra suya.

Mike Tyson dijo: “Era un tipo duro de verdad, un tipo de la calle. No hablaba mucho. No necesitaba hacerlo. El ring le pertenecía”.

Había derrotado dos veces a Nino Benvenuti, Emile Griffith, Jean Claude Bouttier y Rodrigo Valdez, José Nápoles, Tony Mundine, Denny Moyer, Tom Boggs y Gratien Tonna.

Para alguien que había dejado boquiabiertos a tantos, el de Carlos Monzón estaba viciado por su temperamento explosivo, que a veces se desahogaba con los paparazzi. Su fuerza fundamental fue su enorme debilidad y su última caída. Él mismo admitió: “La gente me dice que cuente hasta diez, ¡pero solo puedo llegar a dos!”

El día de los enamorados de 1988 discutió con su segunda esposa Alicia Muñiz, la arrojó por un balcón y él también saltó. Él sobrevivió pero ella no. Carlos fue encarcelado durante once años. Él dijo: “Yo y mi mal genio somos responsables de esto. He matado al amor de mi vida”.

En prisión Carlos se arrepintió de su terrible crimen. Se volvió hacia la religión y oró a Dios por perdón. El 8 de enero de 1995, regresando a prisión después de una licencia de fin de semana para ver a su familia, conducía y el automóvil volcó, muriendo él y el pasajero Gerónimo Domingo Mottura. La cuñada de Carlos, Alicia Guadalupe Fessia, resultó herida, pero sobrevivió.

El Consejo Mundial de Boxeo encargó una estatua de Carlos en su Estado natal de Santa Fe. No aprobamos la violencia doméstica, pero reconocemos los logros deportivos de Carlos, que son comparables a los de Diego Maradona, Lionel Messi y Juan Manuel Fangio.

En definitiva, nadie juzgó a Carlos Roque Monzón, tan duramente como él mismo y tardíamente cambió como hombre. En su canción sobre Carlos Monzón titulada: Puno Loco, León Gieco cantó:

“Hice caer los cielos. Detuve el viento. Los hice llorar, con solo un puño loco”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.



  • User AvatarReynaldo Solorzano { Muy merecido hoenaje a mi querisimo amigo Nacho te felicito mi nacho } – Sep 04, 12:17 PM
  • User AvatarPerez { The mayweather vs pacquiao fight was garbage like any other mayweather fight. Waste of money. It staged the obvious that Floyd mayweather bought the whole... } – May 04, 12:23 PM
  • User Avatarchirimicato { IRMA GARCIA ES LICENCIADA EN DERECHO, POLICIA FEDERAL, MADRE DE DOS NIÑOS Y CAMPEONA MUNDIAL , no hay punto de comparacion insisto la chica esta... } – Jan 18, 11:20 AM
  • User AvatarRuth Ortiz { Fué una gran persona . Revolucionó el Boxeo. Gran visión y con mucho carisma. Descanse en paz. Saludos. } – Dec 11, 11:13 AM
  • User AvatarDavid { que un gran campeon en mi ciudad tenga un gimnasio con su nombre, asi me animo a practar box. Doculife } – Nov 29, 11:44 AM
  • User AvatarDavid { Excelente noticia, que un gran campeon en mi ciudad tenga un gimnasio con su nombre, asi me animo a practar box. Doculife } – Nov 29, 11:41 AM