suljosblog.com
27, 11, 2021

Mchunu vs. Durodola se enfrentan en eliminatoria final crucero WBC


Mchunu vs. Durodola se enfrentan en eliminatoria final crucero WBC

Hoy por la mañana durante las acostumbradas conferencias “Mártes de Café”, se llevó a cabo la subasta de la pelea eliminatoria final de la división crucero entre Thabiso Mchunu, de Sudáfrica y el nigeriano Olanrewaju Durodola.

El ganador de los derechos para promover este importante combate fue Dibella Entertainment, quien tendrá 90 días para llevar a cabo el combate.

Mchunu viene de anotarse un importante triunfo sobre el experimentado ruso Denis Lebedev por amplia decisión. Por su parte, Durodola viene de noquear en tres episodios al ghanés Abraham Tabul en febrero pasado.

El ganador de Mchunu vs. Durodola disputará el título mundial crucero al actual campeón mundial Ilunga Makabu, originario de la República del Congo.




Tyrone McKenna y Ohara Davies listos para subir al ring


 

El campeón Internacional superligero del Consejo Mundial de Boxeo, el británico Tyrone McKenna (21-1-1, 6KOs), y su compatriota Ohara Davies (21-2, 16KOs), se enfrentarán mañana en el Production Park Studios, South London, en un combate que se transmitirá en vivo en el Reino Unido por Sky Sports y por ESPN + para Estados Unidos.

McKenna viene de defender su título Internacional al derrotar a Mohamed Mimoune en febrero pasado. Por su parte Ohara viene de noquear técnicamente a Jeff Ofori también el pasado mes de febrero.

Ambos guerreros superaron el pesaje oficial este martes, registrando 139.75 libras respectivamente.




Entrevista a Tureano Johnson


Entrevista a Tureano Johnson

Por ESPABOX

Uno de los protagonistas de la semana es el bahameño Tureano Johnson (21-2-1), elegido para enfrentarse a Jaime Munguía en su próximo combate de octubre. Tras una década de carrera, es su mejor oportunidad para acercarse a un título mundial, pues una victoria ante Munguía le pondría en la rampa para lanzarse hacia los codiciados cinturones. Ha recibido a ESPABOX para hablar de su carrera, su boxeo y el gran reto que le espera.

ESPABOX: Hola, Tureano. Un placer hablar contigo. ¿Cómo están las cosas por allí, sobre todo la salud?

TUREANO JOHNSON: Hola, mucho gusto, estamos bien en todos los sentidos, entreno bien y como bien. De salud, estamos con mucho cuidado respecto al virus, el principal objetivo es que el combate programado se pueda desarrollar sin problemas.

E: Primero de todo, nos gustaría saber tu historia con el boxeo, cómo fueron tus comienzos en este deporte.

TJ: Antes de nada, me gustaría dar gracias a Dios Todopoderoso por ponerme donde estoy. Empecé en el boxeo cuando era un niño, con ocho o nueve años. Ray Minus, el campeón de la Commonwealth bahameño, que también luchó por el mundial contra “Happy” Lora, comentó algo sobre iniciarse en el boxeo a mi hermano y mi hermana, y yo me acoplé un poco sin estar invitado. Al final, yo he sido el único que ha seguido en ello, es curioso.

E: Háblanos de tu Carrera amateur. Suponemos que Pekín 2008 fue tu mejor momento, siendo cuartofinalista olímpico. ¿Qué nos cuentas de ese periodo de tu vida?

TJ: Es un orgullo para mí haber representado a Bahamas en muchas competiciones. Estuve en los Commonwealth Games 2003, donde fui medalla de plata. Luego, en el preolímpico de 2004 de Tijuana fui medalla de bronce, pero solo iban a los Juegos Olímpicos los dos primeros. Me quedé otros cuatro años en el boxeo amateur, y, como dices, me clasifiqué en 2008 para Pekín; gané los dos primeros combates, pero luego perdí con el representante chino.

E: Casualidades de la vida, boxeo amateur y perder contra el boxeador local.

TJ: (Ríe) El boxeo amateur… Es una situación complicada. No quiero hablar demasiado sobre el tema, pero no me gustaría pasar de nuevo por él. Creo que ese sistema de puntuación era injusto, desleal. Pero bueno, estoy contento de haber estado en unos Juegos Olímpicos, aunque no te niego que, con una medalla, mi vida habría sido mejor.

E: Y en 2010 te haces profesional. ¿Por esto que me dices de unas puntuaciones cuestionables?

TJ: Realmente, no fue por dinero. Como sabes, soy de Bahamas, no es un país empobrecido, ese no fue el problema. Pero no me gustaba la manera en que se gestionaba el boxeo amateur, el trato a los boxeadores… Todo eso necesitaba un cambio. Ahora sí que se está en plena reestructuración del boxeo profesional, pero es un poquito tarde para mí. También creo, entre tú y yo, que mi boxeo está mejor orientado al profesionalismo, ahora que tengo perspectiva de todo ello. Por ello, decidí hacerme profesional, y ahora soy un boxeador de Golden Boy.

E: Buen momento para preguntarte cómo es tu estilo de boxeo.

TJ: Me gusta hacer combates emocionantes, moverme, el boxeo profesional. En amateur es más tocar que golpear, y yo soy más de pegar que de simplemente puntuar.

E: Como profesional, empiezas nada menos que 14-0. Y llega Curtis Stevens. Ibas arriba en las cartulinas y, en el último asalto, una izquierda te daña y se acaba el combate. ¿Qué ocurrió desde dentro y cuántas veces has recordado ese momento?

TJ: Eso es algo que nunca puedo olvidar. Curtis Stevens es buen boxeador, muy fuerte, pero Tureano es mejor, Tureano es un animal en el ring. El problema fue que en el ring nunca sabes realmente si vas ganando, si no… Entonces a mí me dijo mi profe (entrenador): “Tureano, tú vas abajo y necesitas un nocaut”. ¡Ay, mi madre! Yo lo siento, pero en ese momento mi profe no me ayudó mucho.

E: Tras este contratiempo, llegan seis victorias seguidas y tu carrera vuelve a la buena senda derrotando a buenos boxeadores, como el previamente imbatido Mike Gavronski, Alex Theran o Eamonn O’Kane. ¿Son tus mejores tiempos como deportista?

TJ: Sí, claro, fueron muy buenos años de boxeo. Pero ahora estoy mejor: Tureano es más fuerte y más rápido, Tureano tiene más experiencia, más inteligencia. Estoy como nunca y soy más peligroso en el ring de lo que jamás he sido.

E: Y llega tu pelea ante Derevyachenko, que está en el candelero estos días por su cita ante Jermall Charlo. ¿Qué nos cuentas de él y vuestro combate?

TJ: Claro, le conozco mucho, peleamos y fue muy bueno para mí. Lástima que en esa pelea no estuve al cien por cien, pero es un boxeador tremendo. Creo que Sergiy tiene buenas posibilidades de derrotar a Charlo en cualquier momento. Mira a Charlo cuando ganó a Korobov, casi todos vimos ganar a Korobov, pero le dieron la pelea a Charlo.

E: ¿Por qué no estuviste al cien por cien contra Derevyachenko?

TJ: Tuve muchos problemas de salud. No descansaba lo suficiente, no estaba mentalmente centrado y tampoco sé si debía aceptar la pelea. Hubo algún asunto con gastos inesperados, y también tuve que boxear por el dinero. Me gustaría una revancha contra él, estoy absolutamente seguro de que le ganaría, sin ninguna duda. Es un tremendo boxeador, le llaman “The Technician” por algo, merece la pena verle boxear por su habilidad y es muy inteligente, pero tendría mis trucos para contrarrestar los suyos. Por algo tenemos el mismo entrenador, Andre Rozier (también entrenador de Daniel Jacobs, entre otros).

E: Tu ultimo combate contra el invicto Jason Quigley fue increíble. Muchos te tildaban de víctima, pero le demoliste y mostraste una condición física impresionante. ¿Ha sido un nuevo impulso para ti y tu carrera?

TJ: Ya llevaba tiempo observando a Quigley antes de nuestra pelea, igual que ahora tenía el objetivo de Munguía y se ha cumplido. Sobre si mejora mi carrera este tipo de victorias, realmente no es algo que piense de antemano. Lo veo como una oportunidad de demostrar que estos boxeadores son muy buenos, pero creo que puedo derrotarlos. Y no simplemente en las cartulinas o por KO, sino con un boxeo perfecto. Y eso pasará el 30 de octubre, se va a ver a un Tureano más fuerte, rápido e inteligente, daré una clase de boxeo a Munguía y le pondré a dormir.

E: ¿Cómo va el proceso de preparación para la pelea, a cinco semanas de la misma?

TJ: El campamento está en proceso, pero no te puedo decir nada, hay muchos secretos que guardar (tono de misterio y risas). Sí que te cuento que estamos a tope, entrenando de maravilla para lo que seguro que será un gran triunfo.

E: ¿Sin restricciones en lo relacionado con la pandemia? ¿Es como cualquier otro?

TJ: No es un problema, estamos tomando todas las precauciones posibles. Son fechas muy serias en mi vida, tengo una pelea contra Jaime Munguía, y no hay un evento para mí mejor de cara a mostrarle al mundo mis habilidades. Por eso, que nadie dude de que estoy teniendo cuidado: mucha higiene de manos, llevar mascarilla, no exponerme a contagios… No quiero arriesgarme a perder esta oportunidad, así que tengo que estar seguro de mantenerme sano.

E: ¿Nos puedes contra algo sobre el Tureano Johnson no boxeador? ¿Cómo es fuera del ring?

TJ: Tureano es un muchacho normal, que ama a su familia, que ama a su país, Bahamas, y a toda la zona del Caribe: Jamaica, Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago, etc. Y amo a la gente, no importa el país. Pero, por encima de todo, amo a Cristo; yo soy de religión cristiana, y tú puedes tener la tuya, que yo te respetaré y no te fuerzo a que compartas la mía. Yo respeto a todo el mundo, Tureano es un buen chico, pero fuera del ring. Allí arriba, no tengo miedo ni del diablo, también pelearía con él.

E: Finalmente, te preguntamos por España. Además de hablar un castellano que nos encanta por el acento y la alegría que se nota, ¿qué conoces de nuestro país y su boxeo?

TJ: Yo entrené y viví en Cuba durante en mi etapa amateur, y me fijaba mucho en los púgiles españoles, porque en boxeo aficionado siempre tuvieron grandes deportistas. Siempre han tenido un equipo nacional muy fuerte. Además, tengo muchos amigos que están en España, y tengo una invitación para conocer España por parte de uno de ellos, quiero ir pronto allí.

E: Pues ahora ya tienes dos. Te deseamos lo mejor para el próximo combate y tu futuro.

TJ: Gracias, que así sea.

Entrevista de Darío Pérez (@ringsider2020) aparecida en https://www.espabox.com/tureano-johnson-en-espabox-dare-una-clase-de-boxeo-a-munguia-y-le-pondre-a-dormir/




The trunk of memories is still open...


https://wbcboxing.com/wp-content/uploads/remembranzas.jpg

The trunk of memories is still open …

By Mauricio Sulaiman

That noon on September 21, 2010. Ten years ago, there was a radiant sun beating down on the wide esplanade of the Mexican Olympic Committee.

One by one the guests arrived. The winners too. A few minutes later they would receive the “Joaquín Capilla” medal, in honor of that great diver considered the greatest athlete with the conquest of four medals in the Olympic Games for Mexico.

The golden letters that said “Mexican Olympic Committee” stood out embedded in the wooden wall of the auditorium and was the ideal background to reward Don José.

He always cared about the boxer’s health and his tireless fight for human rights that never exhausted him, but was an essential part of his life.

The Mexican Association of Olympic Medalists, led by Daniel Aceves, chose different personalities to present this recognition for their work in Mexico and in sports.

The journalist Cristina Pacheco, along with her “Sea of Stories”, Arturo Elías Ayub, with his support for our champions with the direction of the Telmex-Telcel Foundation, were awarded. Sharon Fastlich. Wife of the president of Televisa Emilio Azcárraga, who came to honor these greats.

Don José, smiling since his arrival, was surrounded by those men and women who have given glory to Mexico, by getting on the podium of the winners in Olympic games and several of them being privileged to listen to the Mexican National Anthem and continue with their gaze as the flag rose to the top, as if it were touching the sky.

It was the moment of the words of thanks:

Started by Doña Cristina “I am grateful for this distinction that bears the name of an exceptional diver. For me it is a pride to carry this medal. From culture to sport.

Arturo Elías Ayub said “This medal is great for me, which contains hours of work, professionalism and dedication of many years of work so that a Mexican has achieved four medals. It is an honor to receive this recognition from the diver who left this Olympic legacy for Mexico.”


As a representative of Sharon Fastlich, Mr. Emilio Azcárraga commented “On behalf of my wife I thank you for this medal, she is excited to have obtained it for the memory of an athlete who put Mexico on top.”


Everyone there, gathered behind the presidium table. Legendary glories of our sport and Olympic medalists, with stories and feats.


How can we not remember when Felipe “Tibio” Muñoz made Mexico resonate in the Olympic Pool, in Río Churubusco, with that touch that wore gold in the 200-meter chest in those unforgettable 1968 Games. This was the only gold medal in swimming for our country.

Another similar story with the late Soraya Jiménez. Unique gold medal in weightlifting, at the 2000 Sindney Olympic Games. All the recognition of Mexico for her defiant attitude to see crowned an anonymity that later became a sports legend. A monumental feat which has not been equaled or surpassed in 20 years in Mexico.

One more golden story. María del Rosario Espinosa became Olympic champion in Beijing 2008. Taekwondo has become in Mexico a discipline that has marked medals in the Mexican medal table. And so we could continue with the exploits of our athletes …

Don José received his medal from diver Jesús Mena, his friend and winner of the bronze medal in Seoul-88 on the ten-meter platform.


With pride he carried it on his chest, he showed it to everyone, with that frank smile, with that shone and that reflected with the light of the flashes of the cameras and television.


When speaking, my dad made it clear that this medal would remain engraved in his heart for the rest of his life, which he received with humility, honor and on behalf of all boxers.


He fought “Apartheid”, he fought against racial discrimination and was always in search of the well-being of the boxers with the creation of rules that have helped make boxing a more humane and less risky sport.

Other medalists who were guests at the ceremony, who have engraved their names in the annals of history, who have framed it with triumphs in the hundred years of the Olympic Games were Daniel Aceves, Guillermo Pérez, Víctor Estrada and Fernando Platas, among others.

Our champions Humberto “Chiquita” González and Lupe Pintor accompanied Don José.
The photograph of the memory remained indelibly because there are some who are no longer with us, but will be in sports history forever, because their perseverance, discipline, courage and loyalty to Mexico left it recorded that noon.




Sigue abierto el baúl de los recuerdos…


https://suljosblog.com/suljos/wp-content/uploads/2020/08/remembranzas.jpg

Sigue abierto el baúl de los recuerdos…

Por Mauricio Sulaimán

Aquel mediodía del 21 de septiembre de 2010. A diez años de distancia, había un sol radiante que caía a plomo en la amplia explanada del Comité Olímpico Mexicano.

Uno a uno iban llegando los invitados. Los premiados también. Unos minutos más tarde recibirían la medalla “Joaquín Capilla”, en honor de ese gran clavadista considerado el más grande deportista con la conquista de cuatro medallas en Juegos Olímpicos para nuestro país.

Las letras doradas que decían “Comité Olímpico Mexicano”, resaltaron incrustadas en el muro forrado de madera del auditorio y fue el fondo ideal para premiar a Don José.

Siempre se preocupó por la salud del boxeador y su lucha incansable por los derechos humanos que nunca lo agotaron, sino fue parte esencial de su vida.

La Asociación Mexicana de Medallistas Olímpicos, dirigida por Daniel Aceves, eligió a diferentes personalidades para hacer entrega de este reconocimiento por su labor en México y en el deporte.

Fueron galardonados la periodista Cristina Pacheco, junto con su “Mar de Historias”, Arturo Elías Ayub, con su apoyo a nuestros campeones con la dirección de la Fundación Telmex-Telcel. Sharon Fastlich. Esposa del presidente de Televisa Emilio Azcárraga, quien acudió en su representación.

Don José, sonriente desde su llegada, estuvo rodeado por esos hombres y mujeres que le han dado gloria a México al subirse al pódium de los triunfadores en justas olímpicas y varios de ellos ser privilegiados en escuchar el Himno Nacional Mexicano y seguir con su mirada como se levantaba a lo alto nuestro lábaro patrio, como si fuera tocar el cielo.

Fue el momento de las palabras de agradecimiento:

Inició doña Cristina “Agradezco esta distinción que lleva el nombre de un clavadista excepcional. Para mí es un orgullo portar esta presea. De la cultura al deporte.

El licenciado Arturo Elías Ayub dijo “Es grandioso para mi esta medalla que encierra horas de trabajo, profesionalismo y dedicación de muchos años de entrega para que un mexicano haya logrado cuatro medallas. Es un honor recibir este reconocimiento por su valor deportivo e histórico del clavadista que dejo este legado olímpico para México”.

Como representante de Sharon Fastlich, el licenciado Emilio Azcárraga comentó “A nombre de mi esposa doy las gracias por esta medalla, ella esta emocionada por haberla obtenido por la memoria de un deportista que puso en lo alto a México”.

Todos ahí, reunidos detrás de la mesa del presídium. Legendarias glorias de nuestro deporte y medallistas olímpicos, con historias y hazañas.

Cómo no recordar cuando Felipe “Tibio” Muñoz hizo vibrar en la Alberca Olímpica, de Río Churubusco, a México, con ese toque que se vistió de oro en los 200 metros de pecho en aquellos inolvidables Juegos de 1968. Los gritos ensordecieron al mundo, era y es la única presea dorada en natación para nuestro país.

Otra historia igual con la fallecida Soraya Jiménez.  Medalla única de oro en halterofilia, en los Juegos Olímpicos de Sindney 2000.  Todo el reconocimiento de México a su desafiante actitud por ver coronado un anonimato que después de convirtió en leyenda deportiva. No ha sido igualada ni superada en 20 años en México.

Una historia más de oro. María del Rosario Espinosa se convirtió en campeona olímpica en Pekín 2008. El Taekwondo se ha convertido en México en una disciplina que ha marcado preseas en el medallero mexicano. Y así podríamos seguir con proezas de nuestros deportistas…

Don José recibió su medalla de manos del clavadista Jesús Mena, su amigo y ganador de la medalla de bronce en Seúl-88 en la plataforma de diez metros.

Con orgullo la portó en el pecho, la presumió a todos, con esa franca sonrisa, con ese brillo que reflejaba con la luz de los flashes de las cámaras fotográficas y de televisión.

Al hacer uso de la palabra, mi papá, dejo en claro que esa presea quedaría grabada en su corazón el resto de su vida, misma que recibió con humildad, honor y en nombre de todos los boxeadores.

Combatió el “Apartheid”, lucho contra la discriminación racial y siempre estuvo en busca del bienestar de los pugilistas con la creación de reglas que han ayudado hacer del boxeo un deporte más humano y con menos riesgos.

Otros medallistas que estuvieron como invitados en la ceremonia, mismos que han cincelado sus nombres en los anales de la historia, que lo han enmarcado con triunfos en los cien años del olimpismo fueron Daniel Aceves, Guillermo Pérez, Víctor Estrada y Fernando Platas, entre otros.

Acompañaron a Don José nuestros campeones Humberto “Chiquita” González y Lupe Pintor.

La fotografía del recuerdo quedó en eso, de recuerdo, porque hay algunos que ya no están con nosotros, pero estarán en la historia deportiva por siempre, porque su constancia, disciplina, valor y lealtad a México lo dejaron grabado ese mediodía.